NATASHA HASTINGS
VELOCISTA

Natasha encontró su pasión por la pista desde el principio. Pero no fue sino hasta que conoció los 400m que supo que sería una velocista de por vida. A pesar de un comienzo fallido y de sufrir una serie de lesiones Natasha tomó estos retos y los convirtió en su motivación. Esta determinación la llevó a ganar una medalla de oro olímpica y, hasta la fecha, un sinfín de medallas internacionales. Y aún no está ni cerca de detenerse, de hecho, no sabe cómo. Entre más difícil es el obstáculo, más grande es su esfuerzo. Lo que quiere decir que, en los juegos Olímpicos 2016, el mundo no sabrá qué lo sacudió.