Apenas sientas el Charged Cushioning debajo de tus pies, vas a querer correr. Es el último avance en energía, absorbiendo el impacto de tu pisada y convirtiéndolo en un nivel de confort receptivo que nunca antes has sentido.