Combinamos el poder antimicrobiano de la plata con zeolitas sintéticas, uno de los únicos minerales cargados negativamente en toda la naturaleza. El resultado es un cambio en el control de olor que es más fuerte y dura más que los productos tradicionales a base de carbono.